LA(S) BOLSA(S) DEL HOSPITAL II

Aún quedan dos maletas por hacer, la del padredelacriatura (que hice yo, pero mira lo que te digo Mari, olvídate de esto, que se la haga él que bastante tienes con lo que tienes, y no estás para preocuparte si le gusta esta camiseta o aquella sudadera para llevarse, y probablemente en realidad a él le de igual, y a ti te agobie de más) y la del / la protagonista del sarao, ¡¡BEBÉ!!

Aquí, pues bueno, viendo vídeos, pues lo típico… lo que lees, ves o “aprendes” es: lleva bodys de manga larga sea verano o invierno, que cuando son tan pequeñitos pierden mucho calor, pijamas para dormir, conjuntitos para el día, un conjunto divinodelamuerte para el día de la salida del hospital, de todo esto lleva de más, que ya se sabe, los bebés son una especie de surtidores que lo potan todo y le vas a tener que cambiar de ropa más o menos cada 15 minutos, arrullos, gorrito, manoplas, toalla, pañales, toallitas… vamos, que te lleves media casa, que por lo visto un ser de menos de tres kilos necesita más cosas de las que has usado tú en tus más de 30 años de vida…

Como tengo a mi alrededor hermana, amigas, primas de amigas, señoras que pasaban por allí y que tenían mucha ropa de bebé, pues nos dieron montañas y montañas, así que no me preocupé ni un poco en tema ropa, ni se me ocurrió, como se le ocurre a otras mamis comprar ropa talla 0 por si viene el retoño canijito (como fue mi caso) ni se me ocurrió comprar ningún conjuntito mono para la salida del hospital ni nada, me parecía tan mono ya todo lo que tenía y me hacía tanta ilusión ponerle la ropa con la que recordaba a mis sobrinos de recién nacidos que pasé de todo, y mentalmente tenía clarísimo lo que iba a meter en la maleta…. Pero aaaahmiguis, cuando haces la maleta ya “de parto” pues todo eso que tenías tan claro en la cabeza, se diluye como una gota de agua en… En mucha más agua, (yo que sé, no se me ocurría un ejemplo claro de dilución, jajaja, que será por ejemplos, pero tengo ahora mi cerebro trasladado a aquel momento, perdón). El caso es que cuando me puse delante del cajón de ropa de la niña y me puse a sacar bodys, pijamas, etc. De repente me parecía todo enorme, o feo o que no pegaba… y de pronto pensé (delante de un mueble PETADO de ropa) ¡NO TENGO NADA PARA METER EN LA MALETA! El clásico “no tengo nada que ponerme” en versión mini. Así que hice lo que pude con un bloqueo mental importante.

BOLSA DE BICHABOLA

GORRITO: imprescindible, por la cabeza pierden muchísimo calor, y pasan de estar en un entorno de unos 37 ºC a la temperatura exterior, que aunque en el paritorio hacía calorcito, pues no estábamos a 37, di a luz en Madrid, no en el Sáhara, os recuerdo. Llevé dos, creo, uno en el que podía haber metido entera a la criatura, y otro que es el que le pusimos nada más nacer, que más o menos bien (en la SS les hacen un gorrito con gasa, los habréis visto alguna vez seguro, no son bonitos, pero son prácticos, al menos les valen, no como los míos XD) releyendo el post, ahora recuerdo que también llevé uno que le había hecho yo, mi primer y último proyecto (de momento) con la máquina de coser. es superchuli, tampoco le valía, ofcourse.

MANOPLAS: NO, NAIN, NI DE COÑA. Te recomiendan ponerles las primeras semanas manoplas, sobre todo por el tema arañarse la cara, pero las pobres criaturas no ven, se mueven por el mundo por el tacto, necesitan tocar a mamá, a papá, tocarse la cara, chuparse las manos… porque se hagan uno o dos arañazos, no se van a desangrar, y con las manoplas se pierden muchas cosas.

BODYS: manga larga, y mete 12 o 13 mil no vaya a ser que se quede sin bodys y nadie pueda traerte más… yo no sé si lleve como 8 o por ahí,(estoy casi segura de que llevé más) la regla es: 2 días de hospital, un body por día, uno por noche y multiplica por dos y añade alguno más de propina por si se vomita, se caga, se mea, estáis más días en el hospital o vienen los goblins a robártelos por la noche… creo que de todos ellos sólo le quedaba bien de tamaño uno, el cual me regaló mi hermana y es monísimo, con un pingüino con cuernos de reno en plan navideño, le quedaba PERFECTO, pues es el ÚNICO que se manchó, porque soy idiota y confié en que si le quitaba el pañal y la dejaba con el culo al aire tendría la deferencia de no mearse ni nada para no manchar las cosas… pues que sepáis que no hay nada que más le guste a los bebés que mear o cagar cuando les liberas el culo, a ver, cuando prefieres cagar tú, ¿con la ropa puesta o quitada? Pues ellos también.

El resto… pues en total debí de usar dos o tres bodys en los dos días que estuvimos, la criatura no vomitó ni una sola vez ni manchó nada (si no hubiera sido por mi extrema inutilidad de primeriza ni siquiera el maravilloso body del pingüino)

PIJAMAS: dos noches de hospital, misma probabilidad de que vomite, se cague, se mee, vengan goblins a robarte… Pues como 4 pijamas creo que llevé, por supuesto debía de quedarle bien uno o ninguno y lo mejor de todo es que el único que le puse (uno de Superman de mis sobrinos) fue a modo de “conjunto diurno” para hacerle fotos chulas porque ese pijama mola TODO, pero en realidad, se pasó la mayor parte del tiempo o solo con el body o solo con el pañal, porque no di a luz en el Sáhara, pero la temperatura de las habitaciones lo emulaban bastante bien….

Y a raíz de esto viene la anécdota de primerizos de la jornada… se pone la niña a llorar, y no sabemos qué le pasa, y empieza a tener un color muy chungo, parecía hija de hellboy más que de unos humanos corrientes, un rojo, pero rojo rojo, rollo ¿por qué he dado a luz una langosta ya cocida? y le tocábamos y tenía las manos heladas, y los pies helados, y encima le miramos los pies y los tiene morados… y ya nos agobiamos, llamamos a la enfermera, la ve y nos dice “quitadle ropa por dios, que se os asa, y a esta edad se deshidratan enseguida” y nosotros joe, pero si es que tiene las manos heladas, ¡¡y los pies morados!! ¡¡Que parece que se nos hiela!! (Claro, a nosotros nos han dicho que los recién nacidos pierden mucho calor, que la pobre criatura pasa frío) Y nos dice: “las manos y los pies los tienen siempre fríos, tocadle el pecho o la espalda y ahí veis la temperatura real… y los pies… Que raro… ¿a ver?” se los mira atentamente y nos dice con mucho tacto… “¿habéis probado a pasarle una toallita?, yo diría que es la tinta de haberle tomado las huellas.” vale, tierra, ¡trágame! Efectivamente, los pies dejaron de ser morados en lo que se tarda en pasar una toallita y la niña dejó de ser langosta en lo que tardamos en dejarla en pañales. Conclusión: ni bodys, ni pijamas ni conjuntitos, la niña en pelotas casi todo el día, maleta casi intacta.

CONJUNTOS: pues eso, que apenas usamos nada, la intentamos vestir para unas fotos que nos hacían cortesía del hospital, y parecía que la habíamos metido en un saco, porque le quedaba enorme lo que le pusimos, y lo que le pusimos para salir, que eso sí que era tope molón; una microcamiseta de los goonies y unos vaqueritos bombachos con unas deportivas que eran amor puro. El resto de conjuntos (ya no se ni cuantos, pero supongo que como medio millón) pues ahí se quedó, sin tocar. Aquí había camisetas de manga larga, sudaderitas (un par), pantalones, algún vestido… lo dicho, ya ni me acuerdo, y usamos básicamente dos pantalones (uno solo para las fotos) una camiseta, una sudadera (para salir) y un vestido (para las fotos, también, y fue un despropósito).

TOALLA: venga, esto sí es útil, por lo de no secar a la niña al aire o con papel higiénico cuando la bañan, aunque la verdad, seguramente si vuelvo a dar a luz, ni siquiera la bañaré en el hospital, te preguntan el segundo día si quieres que la bañen (al menos a nosotros nos lo preguntaron) y en el futuro seguramente diré que no, “pá que”.

ARRULLO: pues bueno, otro “pá que” porque en la cunita vienen mantitas y tal, no hace falta que te lleves la tuya, además, como he dicho, pues se nos asaba el pollito, así que taparlo, poco, y todo lo que podía, la tenía yo metida en la cama conmigo así que entre mi calor y mis mantas, no se necesitaba más.

PAÑALES Y TOALLITAS: unos amigos nos regalaron mazo de paquetes de pañales (¡gracias tíos Esther y Jero!) y de toallitas, así que de esos nos llevamos, eran talla dos y en el paquete ponía “a partir de 2 kilos” ¡mentira cochina! a la pobre le llegaban los pañales a las orejas, teníamos que ponérselos doblados, así que al llegar a casa compramos talla 0. Pero bueno, el apaño esos dos días lo hicieron.

GASAS: para el ombligo. Si no tienes te las dan en el hospital, obviamente, así que tampoco es la gran preocupación, pero útiles.

MUSELINAS: no sé cuántas metí, creo que dos de las gigantes, y bueno, las usé bastante, para poner encima a la enana para cambiarla, para arroparla pero con algo más fresquito,( insisto en que seguramente con las sábanas de su cuna seguramente hubiera valido, pero bueno) eran del lidl, muy cuquis, una de las pocas cosas que le había comprado y me las volvería a llevar.

Recapitulando… mejor hacer la bolsa del hospital ANTES de ponerte de parto, hubiera pensado mejor todo, e incluso hubiera podido seguir alguna de las 500 listas que hice. Me sobró el 80% de la bolsa de la enana, no eché en falta nada, y si volviera a pasar por esto, compraría pañales talla 0, bodys talla 0, llevaría, por supuesto, el body del pingüino y el pijama de Superman, pero llevaría muchísima menos ropa, y no lo dudéis, si así lo hago, la criatura lo potará todo y tendré que pedir a la familia que me traigan ropa de repuesto o me veré lavando bodys en el lavabo del hospital, ESTO ES ASÍ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: