NUESTRO PARTO I

 Muchas de las veces que he leído historias de partos, las mamis decían que había partes de las que no se acordaban o que con el tiempo habían desaparecido, yo, mientras vivía mi parto y los días posteriores, pensaba que eso no podía ser posible, ahora, que sólo han pasado 20 días me doy cuenta de que sí, es muy posible… y oigo a mi Khal contarle cosas a amigos cuando hablamos del tema y me quedo alucinada porque es como… “pero, ese es el parto de otra persona, ¿no? Te pasaste a apoyar a otra madre entre contracción y contracción… XD. Así que aquí estoy para intentar contar el parto lo mejor posible y de todo lo que me acuerde…

 Lo primero que quiero decir, es que, obviamente, no fue el parto punto por punto que quería por cómo se desarrolló el hecho físico en sí, pero fue exactamente mi parto soñado, porque fue NUESTRO, de los 3, fue paso por paso exactamente como quería, respetado, consultado, decidido por nosotros,…fue el mejor parto que podiamos haber tenido y volvería a repetirlo mil veces. Dicho esto, voy al meollo de la cuestión.

 (Aviso, voy a ser muy explícita, si te da cosita, sal corriendo antes de empezar a leer)

Llevábamos semanas comentando que el gran día podía ser en cualquier momento, pero que por favor por favor no fuera el fin de semana del 9 al 11, por varios motivos;

  1.  La camarera del bar de mikhal esa semana estaba de vacaciones.
  2. El sábado había un concierto importante en el bar, y aunque bien no era absolutamente imprescindible o de vida o muerte que él estuviera, (nada lo es) obviamente, era preferible, por la gestión del evento con el manager y el grupo, etc.
  3. Nuestra ginecóloga ese finde se iba de puente (recuerdo que el 9 es la Almudena, y fiesta en Madrid).

Pues bien…

 El día 8 de noviembre, me desperté por la mañana y me noté la ropa interior más húmeda de lo normal, lo cual tampoco me sorprendió, porque en las últimas semanas andaba produciendo mucho más flujo del habitual, así que fui a hacer pis como cada mañana, pero esta vez sí fue distinto, porque había expulsado el tapón mucoso  y junto con él, como un poquito de líquido, pero yo lo achaqué todo a eso, al tapón… como la expulsión de dicha cosa viene significando que el parto se acerca pero que no tiene por qué ser inminente (vaya, igual que ya lo sabía porque estaba de 38 semanas + 5, o sea que podía ponerme de parto igualmente en horas o en días) pues decidí ponerme a hacer las cositas que llevaba semanas queriendo hacer, me bajé unas cajas al trastero, me subí la cuna de colecho, me puse a recoger, a poner lavadoras, decidí que en cuanto se despertara elpadremuyprimo haría (¡por fin!) la maleta del hospital, etc. Cuando se despertó, se vino al sofá como cada mañana, a tomar un café juntos y pasar un poco el rato hasta que él tuviera que ir a hacer cosas del bar; y ahí le dije “he expulsado el tapón mucoso” y me dijo “y eso ¿qué significa?” y ledije “bueno, pues que es el primer paso de camino al parto, pero puede ser que meponga de parto en horas o en días, pero vamos, que ya vamos arrancando”. Seríancomo las 11 de la mañana, y yo ya empecé a notar como pequeñas pérdidas de líquido e iba yendo al baño, a ver si era más tapón, o líquido o que… y no estaba muy segura, pero se lo dije; “creo que puede que haya fisurado la bolsa, porque CREO que estoy echando líquido, pero no estoy muy segura” así que nada, nos quedamos expectantes y yo observando el asunto, él se fue a hacer cosas del bar y quedamos en ir hablando. Mientras yo me puse a hacer las maletas del hospital y seguía notando esas pequeñas pérdidas, que ya sí iba viendo que era líquido y transparente… en un momento dado me llamó para decirme que si traía comida (ya serían como las 13 del mediodía) y yo le dije que vale, y al rato me dijo que cómo iba, yo le dije que ya estaba casi segura de que había roto la bolsa y me dijo que llamara a la matrona, y así lo hice, la llamé, le conté como iba el asunto, me preguntó si tenía contracciones, le dije que no, almenos dolorosas, ya que llevaba semanas teniendo bastantes contracciones pero indoloras y me dijo que bueno, que con mucha calma y tranquilidad mientras el líquido siguiera siendo claro y yo no tuviera dolores fuéramos pensando en irnos al hospital, que comiéramos, nos ducháramos y descansáramos un rato yluego ya nos fuéramos, durante la conversación, también nos contó que la otra matrona (son 2 las que forman parte del equipo y conocíamos a las 2) también se iba esa tarde de puente, así que cabía la posibilidad de que me atendiera una tercera matrona que no conocíamos (y de la cual acabaríamos locamente enamorados), aunque seguía la filosofía que nosotros queríamos de parto humanizado, respetado y de baja intervención (bien hija,llegas cuando no están nuestra ginecóloga ni nuestra matrona, tienes sin duda el don de la oportunidad) y cuando yo le comenté que Begoña, nuestra ginecóloga también se iba de puente, la pobre se partía “¡si es que las embarazadas nosois de fiar!” . Así que llegó elpadremuyprimo de sus quehaceres y eso le dije, que con la calma teníamos que irnos para el hospi en pocas horas, comimos (yo dejé la maleta a medias, de repente me había bloqueado y no sabía que narices meter) y después de comer me dijo “pues si no hay prisa voy a hacer la compra del fin de semana para el bar” lo cual me pareció estupendo porque todavía faltaban algunas horas para que tuviéramos que irnos, yo tenía que terminar las maletas y además estaba muy tranquila. Así que se fue, yo bajé las basuras, hice las maletas, las cuales tuve que rehacer y redistribuir porque no cabía todo (en otro post os contaré lo que llevé y lo que tenía que haber llevado) y cuando me senté a “descansar” apareció por la puerta, yo iba igual, ya perdiendo más líquido cada rato, pero sin dolores, así que nos tomamos un café tranquilamente para ya ir pensando en irnos.

A estas alturas, lo de no avisar a la familia era complicado, porque él trabaja con su hermano en el bar, y obviamente tenía que contarle que ese día no iba a poder ir a trabajar, además tuvo que buscar a alguien que se quedara en el bar (recordemos que la camarera estaba de vacaciones) así que ya había gente que se había ido enterando por el camino del asunto, y nos parecía feo no avisar a la familia… así que les avisamos de que nos íbamos para el hospital, pero dejando claro que ya avisaríamos de cuando podían venir, que seguramente ya sería al día siguiente, y así, se quedaron esperando noticias nuevas. Y con las mismas, cogimos las maletas y salimos por la puerta de casa siendo dos para volver tres.

Continuará…

ptr
PARTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: