LAS COSAS QUE ME PASAN POR LA CABEZA

   Quizás siendo el blog de los dos, de experiencias compartidas y de las etapas por las que vamos pasando, “cosas que me pasan por la cabeza” tiene poco sentido, porque sólo me pasan a mi, pero al final, siendo sinceros, el blog lo escribo yo, y aunque casi todo sea nuestra experiencia común en esta nueva etapa de la materpaternidad, no deja de ser todo desde mi punto de vista…. Y no van a ser todos los posts prácticos, sobre sillas o maletas de hospital (la cual, por cierto, efectivamente, aún no hemos hecho) también va a haber post como éste de halavenga aquí he venido a hablar de mi libro… o de mis pajillas mentales…

Así pues; ¡mañana cumpliremos 38 semanas ya! Y esto que quiere decir, para los que no contáis en semanas… pues que entre la 37 y la 42 cualquier momento es bueno para que un pequeño ser humano en gestación asome la coronilla al mundo, vamos, que ya cuando quiera aquí la beba sin nombre, puede querer conocernos… me preguntan mucho si ya tengo ganas, y la verdad, nunca se qué contestar, tengo a muchos alrededor diciéndome que ya tienen muchas ganas de achucharla y de verle la carita, sobre todo, y el primero elpadredelacriatura claro, porque él no tiene mi suerte, la de sentirla a cada rato, (a veces demasiado) a él la espera se le hace más larga, a mi a veces se me hace larga, a veces se me hace corta, y casi siempre me da mucha pena pensar en que se acabe, sÉ que hay muchas mujeres que odian la etapa del embarazo porque han tenido embarazos de mierda complicadillos, como mi embarazo ha sido de libro, pues yo no tengo ese sentimiento… aunque sí es verdad que últimamente, a pesar de no haber echado demasiado barrigo la vida cotidiana se me está complicando un poco; ponermequitarme calcetines-zapatos-pantalones, darme la vuelta en la cama, sentarme o levantarme de algunos sitios, como por ejemplo mi coche (malditos coches deportivos bajísimos), comer y pretender respirar después de llenar el buche (no caben pulmones, estómago y ardillita todo a la vez)… todo esto me da ganas de desalojo inmediato, pero entonces pienso que si hay desalojo, hay bebé fuera, y a pesar de todo lo que me llevo preparando… no se si estoy preparada! Esto es amigos, la contradicción hormonal, supongo.

Creo que por eso tampoco he hecho las cosas que quiero hacer antes de que llegue, por ejemplo:

1. Terminar de despejar la casa de cajas (como estábamos pendientes de mudarnos, nos hicimos con un montón de cajas, que siguen amontonadas y vacías en una esquina y que parece que de momento no vamos a usar) y limpiarla y mantenerla ordenada para que cuando nos vayamos, a la vuelta no quiera llorar de encontrarme un horror por ordenar.

2. Terminar un par de proyectines de costura que son para la beba, como un gorrito que me gustaría terminarle para la salida del hospital, y del cual sólo me queda el último paso y la mantita que llevo meses preparando echa de camisetas de los progenitores… para la cual me queda terminar de recortar algunas camisetas, decidir el orden de presentación en la manta y coserlas (es decir, casi todo) pero claro, es una mantita muy pequeña, o la hago para cuando nazca o luego ya ni puta ninguna gracia tiene.

3. Otro ejemplo importante… ¡¡hacer la maldita bendita bolsa para el hospital!! Que en realidad no me preocupa en exceso, porque todo lo que quiero meter ya lo tengo, y en caso de empezar la fiesta, tengo todo el tiempo del mundo antes de salir hacia el hospital para hacerla… pero el asunto es que quería grabar un vídeo para YouTube, que sería en realidad el primero, que he visto que los vídeos de bolsas para el hospital lo petan, pero claro, nunca he grabado nada así, me da vergüenza, no se editar…. Y lo voy posponiendo, así que finalmente la haré deprisa y corriendo sin vídeo ni leches, y como mucho haré fotos para hacer un post escrito que es lo que en realidad se me da bien y no me da vergüenza…

4. Subir la cuna de colecho del trastero y ponerla en su sitio… para esto hay que aunar varias tareas, a saber: bajar las cajas anteriormente mencionadas al trastero, mover un par de cajoneras (las de la beba)que están donde ha de estar la cuna, a otro lugar, por ejemplo el salón, para lo cual, hay que idear cuál es el mejor lugar para establecer la estación base de cambiador-bañera-cajoneras…

En fin, que hay cositas por hacer, y no me arranco, supongo que por todo un poco, por pereza, por morriña, por pesadez mortal de la vida que no me permite pensar en mucho más que en cómo voy a levantarme del sofá la próxima vez si para ese momento ya me habrá engordado la barriga otros 200 grs… Y algunos diréis y elpadremuyprimo? Pues elpadremuyprimo está dispuestísimo, pero tampoco me arranco a decirle nada, porque entonces se va a poner a hacerlo y me tendré que poner yo también y no me apetece…
Total, que si yo ya era vaga en mi época pre-bartola, ahora que el centro de gravedad no se ni donde lo tengo y voy como una peonza tragona y dormilona por la vida, a ver como pretendo yo hacer tantas cosas…¡ aunque las hagamos entre dos! Yo sigo tranquila en mi pachorrismo absoluto así que al menos todas estas tareas no me agobian, que si no sería ya para matarme.

(se me pasan más cosas por la cabeza, como que el nuevo perro de los vecinos tiene ansiedad por separación y me desgarra el alma oirle aullar cada mañana, pero supongo que podré contar más cosas en futuros post…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: