PLAN DE PARTO I

  Much@s de l@s que me leéis, sabréis de sobra qué es un plan de parto, otr@s tant@s, no tendréis ni idea, o bien porque no habéis sido padre o madre, o bien porque siéndolo nadie os lo ha explicado, o no habéis tenido la “suerte” como yo de encontrar esa información, y digo la suerte, porque lo normal cuando pasas por cualquier procedimiento médico, si no eres médico, es confiar plenamente en tus doctores, en sus decisiones, en sus consejos… el problema viene cuando se “medicaliza” un proceso fisiológico y biológico normal, y te tratan como a un enfermo sin estarlo, llevan a cabo procedimientos que con el tiempo se va demostrando que son obsoletos y en muchos casos dañinos (más adelante hablaré de ellos) y no cuentan contigo para tomar ninguna decisión. A continuación dejo un extracto de un texto de la página CRIANZA NATURAL (link) y dejo el link de donde lo he extraído. Aunque no os lo creáis y muchas veces en el médico nos sintamos desinformados, y como simples objetos de estudio, tenemos derechos, derechos que en muchos, muchísimos casos (sobre todo en el caso de embarazos y partos) no se cumplen y derechos por los que tenemos que luchar. Después de este extracto, continúo con mi chapa.

¿QUÉ ES UN PLAN DE PARTO?

Un plan de parto (o plan de nacimiento) es una manifestación de voluntad escrita, el ejercicio del derecho de cualquier usuario a decidir libremente, a consentir o no consentir sobre las intervenciones médicas que se le propongan.

Cualquier intervención en el ámbito de la salud requiere el consentimiento de la persona afectada. Para ello, tiene que haber sido informada previamente. La legislación española regula los derechos de los usuarios de la sanidad a través de la Ley General de Sanidad, la Ley Básica Reguladora de Derechos y Deberes en Materia de Información y Documentación Clínica, y también a través de la legislación autonómica.

El principio bioético de la autonomía supone la capacidad del paciente de decidir entre alternativas y de actuar con conocimiento de causa y sin coacción externa. En el parto es la mujer quien determina el propio bien, tanto de la madre como del hijo, y para ello debe disponer de información y actuar con libertad.

El plan de parto es el documento donde queda reflejado el tipo de asistencia que la mujer desea para su parto, y según las disposiciones legales, ha de respetarse siempre que no se produzca una situación de extrema urgencia.

ir al texto completo

  El problema de todo esto, viene cuando disfrazan de “extrema urgencia” situaciones que no lo son para coaccionarte y se dan situaciones en las que te “amenazan” con dolor, con que tu bebé está mal (obviamente, esto, tú te lo crees a fe ciega, si se trata del bienestar de tu bebé, no dudas) y un largo etc. Vivimos en unos tiempos en que la comodidad del profesional prima (en muchas ocasiones, no siempre) sobre la seguridad de la mamá y el niño (sí, se me va a echar mucha gente encima, lo sé, pero pasa, y mucho), produciéndose así situaciones completamente innecesarias y muchas veces nocivas, como inducciones no consentidas y sin un motivo claro (que acaban en un altísimo número de cesáreas), posiciones nada adecuadas para el expulsivo, intervenciones como maniobra kristeller, episiotomía, uso de fórceps, ventosas… etc. Muchas de ellas casi siempre evitables.

  Muchas veces, la mayoría también, todos estos procedimientos son llevados a cabo sin informar a los padres y por supuesto sin esperar consentimiento por su parte, y antes de que nadie me diga “si es una emergencia…” os diré que el porcentaje de emergencias reales en que esos procedimientos pudieran ser necesarios, es bajísimo, normalmente se dan más bien para acelerar el parto porque hay cambio de turno, porque el ginecólogo se quiere ir a casa, porque tiene unas vacaciones programadas… este tipo de prácticas, bien llamadas “violencia obstétrica” en que, efectivamente se ejerce un tipo de violencia hacia la madre y el bebé (también hacia el padre claro, pero las secuelas físicas se quedan sólo en la mujer y el retoñ@) produce secuelas importantes, tanto físicas como psicológicas.

  Lo bueno, es que cada vez hay más hospitales en que los protocolos estandarizados se van alejando de esto, pero sigue pasando, y mucho, y manda narices que tú tengas que ir con un papelito escrito de lo que quieres y no quieres que te hagan teniendo en cuenta que vienes de un embarazo de poco riesgo y a un parto a priori sin complicaciones (que lo habitual es que no las haya aunque te traten como si sí las hubiera). Papelito por cierto, que muchas veces se pasan por el forro y cuando entregas hasta se ríen en tu cara (visitar www.elpartoesnuestro.es y leer algunos relatos al azar sobre partos en hospital, y disfrutar de las historias de terror).

 

(continuará…)

2 comentarios sobre “PLAN DE PARTO I

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: