Cosas que nunca (o siempre) haré con mi hija (o como seguir escupiendo hacia arriba)

Holaquetal, yo, que soy más chula que un 8, no soy madre y vengo a escribir un post sobre la maternidad, por aquello de seguir escupiendo hacia arriba, que es un divertido deporte de riesgo, ahora que no puedo montar a caballo, ni hacer wake board (os lo tomaréis a coña, pero me jode bastante no poder subirme este año a la tabla), pues me dedico a hablar de maternidad, de cosas que veo, y que no me gustan nada de nada (o que me gustan mucho mucho),  y que nunca, jamás de los jamases haré con mi retoña (o siempre siempre cumpliré) [nótese el tono de ironía, porque seguro que en el primer bache las suelto todas de golpe]. Que no se me echen las actuales madres encima, que esto, como todas han tenido alguna vez, es sólo una lista de cómo me gustaría que fuera todo, así, en plan fácil, viendo los toros desde la barrera, sin hijos a mi cargo, que es todo mucho más bonito y de color de rosa.

Allá voy:

1. Nunca dejaré a mi bichabola llorar a posta para que aprenda a ser independiente o a dormir o cosas parecidas (es decir, nunca aplicaré el método Estivil ni torturas parecidas).

2. Nunca le daré un biberón de leche de fórmula si mi salud y la suya nos permiten seguir con la lactancia materna exclusiva, al menos hasta los 6 meses.

3. Mantendré la lactancia materna hasta que ella quiera (mientras las circunstancias laborales lo permitan, claro)

4. La mantendré en mi cama y más tarde en mi habitación hasta que ella misma esté lista para dormir solita en su habitación (esta es la que más difícil veo que vaya a cumplir, me veo desterrándola más pronto que tarde, pero bueno, me gustaría no hacerlo)

5. No le daré papillas de cereales ni purés ni nada prefabricado como alimentación habitual, viva el BLW, viva el guarreo y el aprendizaje activo.

6. Nunca le obligaré a comer ni me obsesionaré con percentiles o pesos (siempre y cuando estén dentro de parámetros no patológicos, claro).

7. Nunca la vestiré de rosa, volantes y puntillas. PRFJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.

8. Nunca la ningunearé, ni la llamaré tonta, ni le haré sentir que no puede o que es menos que alguien, o le haré sentir mal por llorar o le diré “ya eres mayor para llorar por chorradas”.

9. No la ignoraré si me necesita, si se aburre en un entorno de adultos o la regañaré por hacer cosas de niños.

10. Nunca la llevaré a un zoo. Ni permitiré que otros le lleven.

11. No la amenazaré si no voy a cumplirlo.

12. No la agrediré, ni física ni psicológicamente (no, una bofetada a tiempo NO, ni un azotito, ni un pellizquito ni NADA) NI PERMITIRÉ QUE OTROS LO HAGAN.

13. No la educaré en el miedo. La educaré en el poder, en el amor y en el saberse acompañada.

14. Sobre todo, y como todas las madres del mundo, haré siempre lo que considere mejor para ella, contra viento y marea, desde el amor y el respeto.

Seguro que se me irán ocurriendo mil puntos más, que según vayan apareciendo en mi mente iré agregando, pero estos, creo que son los más importantes, ya que son los que primero me han venido a la cabeza. No digo que sean dogma, y que l@s que hacen o pretenden hacerlo de manera diferente lo hagan mal, digo que estas son MIS pautas, algunas sé ya que no las cumpliré, otras, sé que son inamovibles y me pelearé con quien haga falta para mantenerlas en mi casa (luego cada uno en su casa que haga lo que crea más conveniente para sus polluelos).

Ahora a esperar que me caigan los escupitajos del cielo (los míos y los ajenos ;))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: